Cómo Evitar los 6 Hábitos que Destruyen tu Confianza

Si estás leyendo este artículo, lo más probable es que seas una persona que está interesada en el crecimiento personal. Estás tratando de vivir con mejores hábitos, desarrollando tus habilidades, elevando tu confianza y construyendo tu motivación. Sin embargo, hay una serie de hábitos escondidos que pueden estar afectando toda tu vida.


Aquí te compartiré los 6 hábitos que están destruyendo tu confianza. Al compartirte estos hábitos negativos, la intención no es juzgarte, sino darte un espacio de reflexión, en donde puedas cuestionar ciertas actividades que te están afectando sin darte cuenta. Lo más importante es que puedas ser consciente de las decisiones que tomas, observes tu vida con claridad y puedas actuar con mayor responsabilidad personal.


Hábito 1: Compararse con los Demás

Empecemos con la lista de estos malos hábitos:

Hábito 1: “Compararse con los demás”.

¿Tienes el hábito de comparar tu vida con la de los demás? A lo mejor estás navegando en Facebook o viendo imágenes en Instagram, y en el fondo de tu cabeza estás diciendo: “Ellos tienen una mejor vida que yo”. Cuidado con esta actitud, al compararte activamente con otras personas puedes afectar tu deseo de seguir creciendo y aprendiendo.


Cada vez que te comparas, puedes crear inconscientemente un obstáculo mental que no te permita alcanzar los objetivos que deseas. Cuando te des cuenta de que te estás comparando con alguien más, haz una pequeña pausa. No te critiques, ni te castigues por eso, simplemente reconoce lo que estás pensando y de manera muy gentil, vuelve a poner tu atención en lograr tus metas y en trabajar hacia tus mayores objetivos.


Hábito 2: Permitir las Distracciones

Hábito 2: “Permitir las Distracciones”.

Todos batallamos con este punto. Estamos concentrados en nuestro camino, tratando de avanzar. Cuando súbitamente, de manera extremadamente sutil, una distracción se comienza a introducir a nuestra vida; Y sin darte cuenta, te encuentras sometido completamente a la distracción pasando horas en videos, juegos, conversaciones, fotos e imágenes.


Pensamos que somos incapaces de evitar este comportamiento, pero tienes que saber que tienes una herramienta muy poderosa a tu disposición. La conciencia. Tú tienes el poder de observar que estás haciendo con tu tiempo y tu energía. Al hacerte consciente de qué tan frecuentemente utilizas tu celular, cuánto tiempo pasas en redes sociales o jugando videojuegos; podrás abrir un espacio de consciencia entre tu deseo de distraerte y la acción que vas a realizar inmediatamente. Es en ese espacio, en esa pequeña ventana, en donde finalmente tienes la capacidad de elegir. ¿Qué quieres para tu vida? Ahí es donde reside tu poder. Desarrolla tu conciencia y deja de ser esclavo de tus adicciones.


Hábito 3: Hacer Múltiples Cosas a la Vez

Hábito 3: “Hacer múltiples cosas a la vez”.

Mucha gente piensa que hacer múltiples actividades de manera simultánea es una habilidad positiva. En inglés lo llaman: “multitasking”. Sin embargo, múltiples estudios han demostrado que la gente que realiza múltiples actividades a la vez es menos productiva que se logra enfocar en una sola cosa. A pesar de darte un ilusorio sentimiento de que estás logrando múltiples cosas, la realidad es que eres menos eficiente.


Una alternativa para ser más productivo es aprendiendo a priorizar. Es decir, comparar las actividades que tienes pendientes y de manera consciente elegir qué es lo más importante. Divide tus sesiones de trabajo o estudio en bloques de tiempo, e invierte de 60 a 90 minutos en periodos de concentración extrema. Podrás observar que cuando entras en este modo de trabajo profundo, tus resultados tendrán una mejor calidad. En la descripción de este video, te comparto una liga para profundizar más en este tema.


Hábito 4: Esperar a Estar "Listo"

Hábito 4: “Esperar a estar -listo-”.

Durante todo nuestro desarrollo, el sistema nos condiciona para esperar. Nos dicen: “Espera, aún no estás listo” o “No te apresures, no estás preparado todavía”. Eso puede mantener a mucha gente atascada en la vida. A partir de esas experiencias, generamos creencias limitantes que detienen nuestro avance y no nos permiten tomar grandes decisiones porque en el fondo sentimos que no estamos preparados. Sé que algunos de ustedes tienen grandes planes para sus vidas, sin embargo, pueden tener dudas al tomar ese primer paso, porque sus creencias siguen generando incertidumbre y miedo.


Actividad de Reflexión

Aquí te comparto una metodología muy efectiva para transformar este hábito. Te invito a que al terminar de leer este artículo, te tomes unos minutos para hacer este ejercicio:

Lo primero es definir ¿Qué es lo que quieres?. Piensa realmente ¿Cuáles son los objetivos a corto plazo más importantes que quieres lograr? ¿En el siguiente mes, qué resultados te gustaría obtener?

Lo segundo es identificar los obstáculos mentales que te limitan. ¿Cuáles son las excusas que surgen? ¿Por qué consideras que aún no estás listo? Haz una lista de todos los pensamientos que aparezcan en tu mente y bloquean tu crecimiento.

Lo tercero es retar esas creencias. Cuestiona realmente cuál es el origen de cada uno de los obstáculos que surgieron. De manera paciente y enfocada, recorre toda la lista y busca la manera de romper con esas limitantes.


Aquí comenzarás a diferenciar entre dos creencias:

Uno. Las que generaste por algún trauma en el pasado o por influencia de tu educación.

Y Dos. Las que presentan verdaderos retos en el presente que tienes que resolver.

Elimina las primeras creencias que consideres innecesarias y enfócate en prepararte correctamente para resolver los problemas que son verdaderos.

De esta manera, te darás cuenta de que realmente estás listo y no hay razón alguna para esperar a dar ese siguiente gran paso.


Hábito 5: Decir "Sí" Cuando Quieres Decir "No"

Hábito 5: “Decir “Si” cuando quieres decir “No ``''.

¿Se ha presentado una ocasión en tu vida en donde accediste a hacer algo cuando realmente no querías hacerlo? Muchas veces decimos que “Si” a cosas cuando de manera esencial queríamos decir que “No”. Si eres una persona que desarrolla este temperamento, puede ser que te encuentres en esa posición de manera frecuente, en donde constantemente estás permitiendo que otros elijan tu destino. Esto puede ser muy frustrante, porque te sientes inhabilitado de tomar tus propias decisiones y estás a la merced de seguir siempre las indicaciones que alguien más te dé.


Para romper con esta actitud, es importante que reconozcas que tú tienes la capacidad de elegir tu propio camino y explorarlo libremente. Si te encuentras en esta situación, aprender a decir “No”, será uno de los mayores impulsos para tu seguridad y confianza personal.

Hay un proceso de tres pasos para eliminar este hábito.

Primero: Empieza por la conciencia. Tienes que identificar cuando estés actuando de manera contradictoria, observa el momento en donde dices que “si” cuando realmente estás pensado que “no”.

Segundo: Pregúntate a ti mismo: “¿Por qué estoy actuando de esta manera?”. Date cuenta de lo que quieres evitar, a lo mejor estás evitando decir que “no” para evitar cierta incomodidad emocional.

Y Tercero: Aprende a crear barreras emocionales saludables. Este punto será el más complicado, porque tendrás que identificar qué es lo que tú quieres, no lo que la otra persona quiere.

Al reafirmar tu individualidad, podrás tomar acciones y decisiones con mayor libertad, que realmente estén alineadas con tu propia voluntad.


Hábito 6: Hablar Mal de Otras Personas

Hábito 6: “Hablar mal de otras personas”.

Este es uno de los hábitos que más afecta a nuestra sociedad. Desde las niñas en la primaria hasta los ancianos en la calle. La acción de hablar mal y criticar a una persona ha moldeado gran parte de las conversaciones que tenemos como sociedad. Sin embargo, no siempre nos damos cuenta del efecto negativo que esta actividad crea en nuestras vidas. Es extremadamente fácil y placentero criticar a alguien más, por unos instantes te sientes superior, la atención no está en ti, puedes liberar tus frustraciones y dirigirlas hacia una persona. Sin embargo, si estás comprometido con tu desarrollo personal, tienes que estar consciente de lo destructivo que es este compartimento.


Si estás en una conversación que se está desviando con la intención de criticar a alguien, notarás que es muy fácil recaer en el viejo hábito y contagiarte, es prácticamente como un virus. Sin embargo, cuando identifiques que estás hablando mal de alguien que no está presente, reconócelo y detente. Recobra tu sentido de integridad personal y no cedas ante el deseo de hablar mal a espaldas de alguien más. En cambio, concentrarte en crear conversaciones constructivas que edifiquen tu vida.


Conclusión

Estos 6 malos hábitos pueden estar dañando mucho tu confianza, y si realmente quieres dar el siguiente paso con tu desarrollo personal, es importante que los identifiques y los cuestiones. De manera muy rápida te los recuerdo:

  1. Compararse con los demás

  2. Permitir las Distracciones

  3. Hacer múltiples cosas a la vez

  4. Esperar a estar “listo”

  5. Decir “Si” cuando quieres decir “No”

  6. Hablar Mal de otras Personas


Es hora de cuestionar tu intención: ¿Cuál es el hábito que crees que más afecta tu confianza? Comprométete a transformarlo y sigue avanzando cada día con determinación y seguridad.





Entradas Recientes

Ver todo

La Regla de las 5 Horas • El Camino al Éxito

Existen personas que han alcanzado enormes niveles de éxito. Personas que han sobresalido en el mundo de los negocios, en la política o en el arte, ante esto nos preguntamos: ¿Qué es lo que los hace t