top of page

Cómo Leer Rápido y Comprender.

La lectura no solo es un pasatiempo, realmente es un método para adquirir información y procesarla detalladamente. Para lograr los resultados que estás buscando, tienes que comenzar a enamorarte de la lectura. Estadísticamente, las personas que leen más, tienen una mejor salud, ganan más dinero y logran un mayor éxito en sus carreras profesionales. Si logras leer con más rapidez y comprendes cada palabra, te estarás perfilando para avanzar hacia tu mejor versión.

En este video, te propondré una metodología para leer con mayor velocidad, y al mismo tiempo entender más información.



Motivación


Lo primero es partir de tu motivación.

No puedes comenzar con este método si no sientes el deseo de aplicarlo en tu vida. Muchas personas leen por placer, sin embargo, si estás viendo este tipo de videos, probablemente quieras leer para mejorar tus relaciones, para lograr mayores éxitos o para adquirir nuevos principios que te ayuden a vivir una buena vida.


Cabe destacar que leer más rápido puede tener un impacto directo en tu vida profesional. En esta sociedad que avanza cada día con mayor velocidad, estamos en constante competencia con los demás. Aprender a leer de manera más eficiente, te dará una ventaja competitiva, al poder hacer un análisis con mayor velocidad, entender las noticias más relevantes o estudiar un reporte completo con claridad. Esta habilidad tendrá muchas aplicaciones en el transcurso de tu carrera.


Por otro lado, la lectura es un increíble ejercicio para tu mente. Cuando lees, no solo estás viendo un texto, estás observando su contenido, reteniendo información, analizando su significado y recordando los elementos más importantes. Investigaciones han demostrado que entrenar a tu cerebro de manera consciente, tiene un gran beneficio para tu salud en general. Aprender a leer rápido, será un perfecto ejercicio para entrar en un constante desarrollo cerebral.


Ahora, es importante reconocer que vivimos en una época donde las distracciones dominan nuestro mundo. De manera frecuente, somos víctimas de las redes sociales, de la televisión y de las noticias que aparecen por todos lados. Al distraernos, permitimos que nuestra mente caiga en estado de confort y se comience a deteriorar. Sin embargo, para ser eficientes en esta vida y lograr objetivos, es necesario que entremos en un modo de vida diferente. Tu entrenamiento para leer con más rapidez y retener más información va a requerir de un mayor nivel de enfoque. Al principio será difícil, cuando comiences a leer parecerá aburrido y frustrante, pero entre más constante seas, más disciplina construirás y te impresionará lo que puedes lograr cuando te enfocas.


¡A Leer!


Prepárate, aquí te voy a presentar un ejercicio para que midas tu velocidad de lectura. Si deseas conocer tu velocidad actual, te pondré un texto en la pantalla. Antes de empezar busca un cronómetro y acomódate para leer, y enseguida te presentaré una cita del libro “Piensa rápido Piensa despacio”. Si decides hacer el ejercicio, en cuanto aparezca el texto, empieza el cronómetro, y lee con la intención de entender lo que dice el texto. Cuando termines para el cronómetro.

¿Listo? 3, 2, 1….


No hay límite para el número de preguntas que podemos responder, tanto si son preguntas que alguien nos hace como si son preguntas que nos hacemos a nosotros mismos. Ni hay límite para el número de atributos que podemos evaluar. Somos capaces de contar el número de letras mayúsculas de esta página, comparar la altura de las ventanas de nuestra casa con las de la que está al otro lado de la calle y evaluar los méritos políticos de nuestro senador en una escala que va de lo excelente a lo desastroso. Las preguntas son enviadas al Sistema 2, que orientará la atención y buscará en la memoria para encontrar respuestas. El Sistema 2 recibe preguntas o las genera: en ambos casos dirige la atención y busca en la memoria para encontrar las respuestas. El Sistema 1 opera de manera diferente. Continuamente observa lo que sucede fuera y dentro de la mente, y continuamente genera evaluaciones de diversos aspectos de la situación sin intención específica y con poco o ningún esfuerzo.


Bien, en tu cronómetro tienes el tiempo que te tomó leer 171 palabras, para calcular cuantas palabras lees por minuto, simplemente has una regla de tres: 171 por 60

171 x 60 entre los segundos que te tomó leer este texto. Esto te da tu velocidad en palabras por minuto.

Para que puedas compararte, un adulto promedio tiene una velocidad de entre 150 y 300 palabras por minuto. Sin importar donde te encuentres, es importante que empieces este proceso con la confianza de que tu velocidad puede mejorar.


Hay una serie de cosas que tendrás que tener para iniciar tu práctica diaria: Un libro de más de 200 páginas que se pueda mantener abierto por si solo. 30 minutos disponibles. Una pluma y un cronómetro..


Para empezar tienes que saber cómo funciona el sistema de lectura. Cuando lees, no pasas tu vista por las letras lentamente como si vieras un paisaje, más bien, tus ojos se desplazan en movimientos llamados sacádicos, es decir fijas tu mirada en una parte específica de la frase y creas una imagen temporal instantánea que captura el texto. El problema para muchos lectores, es que se pierden en las líneas de arriba y de abajo. Al no tener el enfoque en el lugar ideal, muchas personas tienen que regresar para volver a leer lo que previamente ya habían leído. Ahora sí, entendiendo esto, comencemos con los 7 puntos que te permitirían leer más rápido.



1. Usa una Pluma para Dirigir tu Mirada.


El primer punto es: “Usa una pluma para dirigir tu mirada”.

La pluma te será de utilidad para dirigir tu atención a la porción del texto que estás leyendo. Esto minimizará la cantidad de tiempo que pierdes regresando, buscando donde te perdiste. Cuando estés en tu práctica de lectura rápida, comienza a deslizar tu pluma por cada línea con suavidad y confianza. La idea es que este elemento te de un ritmo de lectura constante y sin pausas. Este ejercicio te forzará a avanzar en el texto con una cierta velocidad. Al sentirte cómodo con el ritmo, busca de manera progresiva ir subiendo la velocidad con la que mueves la pluma para ir retando tu enfoque, y acelerar tu capacidad de lectura.



2. Entrena Velocidad y Luego Comprensión.


Al principio, tienes que quitarte los malos hábitos de detenerte continuamente en el texto y desperdiciar el tiempo. Es posible que cuando comiences a explorar un grado más veloz del que estás acostumbrado, no entiendas todo lo que estás leyendo. Pero tranquilo, esto es normal. Estos ejercicios están centrados en readaptar tu cerebro para hacerlo más ágil. Recuerda que tienes que reprogramar la forma completa en cómo tu atención recolecta información del texto. Para esto, será esencial concentrarte primordialmente en la velocidad de observación y más adelante tu comprensión irá aumentando.



3. Deja de Subvocalizar las Palabras.


Cuando estés leyendo, probablemente escuches una voz silenciosa en tu cabeza que articula las palabras que estás viendo. Las pronuncias a la misma velocidad con la que lees en voz alta. Mucha gente no lo sabe, pero este es un hábito muy problemático para las personas que quieren leer con mayor velocidad. El Subvocalizar te mantiene limitado a la velocidad de tus palabras habladas.Para aprender a leer más rápido tienes que crear una diferencia entre leer pronunciando y leer entendiendo…

Cuando lees en voz alta, tienes que concentrarte en el tono de voz, en la articulación de las palabras y en la pronunciación. Pero para leer rápidamente en voz baja, simplemente tienes que concentrarte en el significado. Pon tu mirada en el texto, e intenta simplemente ver qué significa la palabra, no intentes decirla en tu mente, en cambio deja que tu mirada recorra el texto, captando instantáneamente el significado.



4. Hazte Consciente del Propósito del Autor.


Es más difícil comprender un texto si no tienes idea de cuál es su intención. Cuando comiences a leer un texto, haz un escaneo rápido con tu mente. Utilizando los tres puntos anteriores, realiza una rápida observación de las principales ideas que se presentan. Busca las palabras que sean más largas y sin vocalizar capta su significado. Este pequeño análisis te tomará segundos. La idea principal es que seas mucho más consciente de las palabras que cargan un mayor significado dentro del texto, y las entiendas simplemente al observarlas.



5. Revisa tu Velocidad Cada Semana.


No es lo mismo leer una historieta, que un libro de biología. Cada semana mide la velocidad en la que estás leyendo. Pero cuidado, no te desanimes cuando el progreso sea inconsistente. A lo mejor un día leíste 250 palabras por minuto y la siguiente semana, bajaste a 200. Pero el primer texto fue tu libro preferido, y el segundo fue un libro de física cuántica. Lo importante es que observes la progresión a largo plazo. No esperes un cambio repentino del día a la mañana, y en cambio mantente consistente con tu práctica.



6. Recuerda la Razón por la Cual estás Entrando.


Cuando saques tu libro, tu pluma y tu cronómetro; tienes que pensar en lo siguiente: ¿Por qué quiero leer con mayor velocidad y entender mejor? Cada quién tendrá una respuesta diferente, pero lo importante es que reconozcas cuál es la razón por la que quieres mantener esta práctica. Dí en voz alta esa razón cada vez que empieces.


7. Mantente Consistente con tu Práctica Diaria.


Aumentar tu velocidad requiere de un profundo compromiso. Como cualquier habilidad humana, necesitarás mucha práctica y dedicación. Haz un compromiso de leer por lo menos 30 minutos al día, explorando las técnicas que vimos en este video. Ahora que ya sabes esta nueva información, no hay excusa para no invertir tiempo en desarrollar esta poderosa habilidad. Al avanzar en este camino, te darás cuenta del gigantesco potencial que tienes. Podrás cosechar grandes recompensas y en ese momento, estarás en posición de seguir compartiendo y expandiendo este conocimiento.




46 visualizaciones

Σχόλια


bottom of page